Anne-Sophie Mutter inició su carrera internacional como solista en 1976 en el Festival de Lucerna y un año después debutó en Salzburgo dirigida por Herbert von Karajan. Desde entonces, ha sido una de las más grandes violinistas de nuestro tiempo, tocando en las más importantes salas del mundo. Además de las obras tradicionales ha buscado otras nuevas e innovadoras, además de utilizar su popularidad para apadrinar proyectos solidarios y apoyar el desarrollo de jóvenes músicos con un talento excepcional.
En enero de 2015, Anne-Sophie Mutter fue nombrada miembro honorario del Keble College de la Universidad de Oxford. En enero de 2013, fue distinguida con la medalla de la Sociedad Lutoslawski (Varsovia). En 2012, Anne-Sophie Mutter recibió el Premio al Liderazgo Artístico del Consejo del Atlántico. Se le concedió el premio Brahms, el premio Erich Fromm y el premio Gustav-Adolf por su implicación social en 2011. En 2010, la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología de Trondheim le concedió un doctorado honorario; En 2009 fue distinguida con el premio europeo St. Ullrichs, así como el premio Cristóbal Gabarrón. En 2008, Anne-Sophie Mutter recibió el premio Internacional de música Ernst von Siemens y el premio Leipzig Mendelssohn. Ha recibido también el Großes Bundesverdienstkreuz [Gran Cruz de la Orden del Mérito de la República Federal de Alemania], la Orden francesa de la Legión de Honor, la Orden Bávara de honor, el Großes Österreichisches Ehrenzeichen (Gran Condecoración Austríaca de honor) así como numerosos otros premios.