Los logros de Christian Lindberg con el trombón solo pueden ser comparados con los de Paganini con el violín o Liszt con el piano. Después de haber estrenado más de 300 obras para su instrumento (de ellos más de 90 conciertos) grabado más de 70 discos en solitario, fue seleccionado mejor instrumentista de viento metal de la historia por delante de celebridades como Wynton Marsalys, Dennis Brain y Maurice André, Christian Lindberg es hoy una leyenda viviente.
En la cima de su carrera inigualable como trombonista Lindberg ahora también ha emprendido un gran carrera como director, con éxitos como la gran ovación tras su debut como director en el Musikverein, un igualmente exitoso debut en el Suntory Hall con la Orquesta Nippon Yomiuri Symphony, conciertos en el Salzburgo Grosses Festspielhaus, la Tonhalle Düsseldorf o la Meistersingerhalle Nuremberg.
Lindberg trabaja regularmente con orquestas como Nippon Yomiuri Symphony, Royal Liverpool Philharmonic, Royal Flemish Philharmonic, Nueva Zelanda Symphony, Düsseldorfer Symphoniker, o la Ulster Orchestra por nombrar unas pocas. En 2009 firmó como director principal con su tercer orquesta, la Norwegian Arctic Philharmonic Orchestra , extendiendo su colaboración hasta 2019 incluyendo los principales proyectos de grabación en BPI, una importante gira por todo Japón, tours europeos, así como varias apariciones por todo el Ártico.
Como compositor Lindberg ha sido constantemente solicitado desde que escribió su primera obra, Arabenne para trombón y cuerdas en 1997-98 como un experimento personal. Orquestas de todo el mundo le piden nuevas obras, y ya ha escrito más de 50 en comisión de, entre otros, la Orquesta Sinfónica de Chicago, la Orquesta Filarmónica de Rotterdam, Scottish Chamber Orchestr, Royal Flemish Philharmonic, y el Royal Liverpool Philharmonic.