Considerado entre las orquestas y el público de dichos eventos como uno de los violinistas principales de nuestros tiempos, arrastra asimismo una trayectoria multidisciplinar de reputado director de orquesta y de persona comprometida en labores humanitarias. Desempeña el cargo de director artístico, además de director principal de la Orquesta Filarmónica Nacional de Rusia y de presidente del Centro de Artes Escénicas de Moscú desde 2003. Entre 1999 y 2002 Spivakov desempeñó las funciones de director principal de la Orquesta Nacional Rusa. En calidad de director de la orquesta de cámara y sinfónica, Vladimir Spivakov ha actuado en las salas de conciertos más importantes del mundo, habiendo dirigido orquestas del panorama europeo y estadounidense, como las orquestas sinfónicas de Londres, Chicago, Filadelfia, Cleveland y Budapest, la Orquesta Sinfónica de La Scala, la orquesta de la Accademia “Santa Cecilia”, la Orquesta Filarmónica de Colonia, la Orquesta Francesa de la Radio, así como todas las orquestas rusas principales.
Spivakov hizo su debut recital en los Estados Unidos en 1975, y, a éste rápidamente le siguieron otros compromisos internacionales. Ha actuado como violinista solista junto con las orquestas más importantes del mundo, como las de Moscú, San Petersburgo, Berlín, Viena, Londres, Nueva York, París, Chicago, Filadelfia, Pittsburgh y Cleveland. Ha colaborado con algunos de los directores de mayor prestigio del siglo XX, como Svetlanov, Kondrashin, Temirkanov, Rostropovich, Bernstein, Leinsdorf, Ozawa, Maazel, Giulini, Masur, Chailly, Conlon y Abbado. Críticos de los países de mayor tradición musical han manifestado unánimemente su reconocimiento a la profunda intuición con la que cuenta Spivakov en lo que se refiere a las intenciones de los compositores, a la riqueza, la belleza y el volumen de su tono, a la finura de su expresión y matices, al impacto emocional que provoca en su público y a su refinada maestría e inteligencia.
En 1979 Vladimir Spivakov, junto con algunos colegas que compartieron su don por la música de cámara, formó una nueva orquesta de cámara de nombre “Moscow Virtuosi”. Desde entonces ha ocupado el puesto de director artístico, director y solista en la misma. El maestro Spivakov estudió dirección en Rusia junto con el profesor Izrail Gusman. Profundizó en sus habilidades innatas con una serie de clases privadas impartidas por el gran Leonard Bernstein en los Estados Unidos. Leonard Bernstein le ofreció su propia batuta en señal de la plena confianza depositada en el futuro como director que auguraba en Spivakov. Desde entonces Vladimir Spivakov no se ha separado jamás de este preciado regalo.
Spivakov fundó el Festival Internacional de Música Colmar en Francia en 1989, y ha sido su director artístico hasta la actualidad. Durante los dieciséis años de existencia de este festival, gran número de grupos musicales prominentes ha participado en el mismo, así como artistas de fama mundial como Mstislav Rostropovich, Yehudi Menuhin, Evgeny Svetlanov, Krzysztof Penderecki, Jose van Dam, Jessye Norman, Robert Hall, Thomas Quasthoff, Kristian Zimmermann, Michel Plasson, Evgeny Kissin, Vadim Repin, Nikolay Lugansky, Vladimir Kraynev y Sergey Leiferkus. Spivakov ha sido desde 1989 miembro del jurado en gran cantidad de competiciones internacionales muy conocidas (por ej., las celebradas en París, Génova, Londres, Montreal); es presidente del Concurso Internacional de Violín Pablo Sarasate en España. En el año 2002 fue presidente del jurado del Concurso Internacional de Violín Tchaikovsky de Moscú. Spivakov sucedió a Nathan Milstein en el año 1994 en la dirección de las muy prestigiosas clases maestras de violín, que se celebran con carácter anual en Zurich.
Para Vladimir Spivakov el trabajo de caridad es una filosofía de vida; y lleva muchos años involucrado en actividades humanitarias y de caridad. Junto con la Orquesta de Cámara “Moscow Virtuosi”, el maestro Spivakov actuó en Armenia inmediatamente después del espantoso terremoto que sacudió este país en 1988, y en Ucrania tres días después del desastre de Chernobyl, además de haber ofrecido cientos de conciertos de caridad en todo el territorio de la antigua Unión Soviética. En 1994 Spivakov fundó la Vladimir Spivakov International Charity Foundation (Fundación Internacional de Caridad Vladimir Spivakov), dedicada a trabajo humanitario, artístico y educacional. Más concretamente, la misión de la Fundación radica en mejorar la calidad de vida de huérfanos y niños discapacitados, y en facilitar las condiciones creativas mediante becas y subvenciones para el desarrollo de jóvenes talentos. La Fundación ha ayudado en los últimos quince años a miles de niños y ha lanzado profesionalmente a numerosos jóvenes talentos.
Spivakov ha sido galardonado con los títulos honorarios de People’s Artist of the USSR (Artista Popular de la URRS) (1989), el Premio Nacional de la URSS (1989) y la Order of Peoples’ Friendship (Orden de la Amistad de los Pueblos) (1993). El Centro Espacial Ruso asignó el nombre de Spivakov a un planeta de pequeñas dimensiones con motivo de su 50º cumpleaños. En 1996 Spivakov fue galardonado con la Orden de Méritos de Grado III (Ucrania). En 1999 fue condecorado con medallas superiores de estado en varios países, entre las cuales cabe citar l’Officier de l’Ordre des Arts et Letters (Francia), la St. Mesrop Mashtots Order (Armenia) y la Order for Services To Fatherland, Grade III (Orden por los Servicios prestados a la Madre Patria, Grado III) (Rusia). En el año 2000 Spivakov obtuvo l’Ordre de la Legion d’Honneur (Orden de la Legión de Honor) de manos del presidente de Francia. En 2002 fue elegido doctor honoris causa por la Moscow Lomonosov University, mientras que en mayo de 2005, fue elegido, junto con Alexander Solzhenitsyn y Leonid Roshal, “Ruso del Año” dentro del programa “Russia Without Borders” (Rusia sin fronteras). En 2006 Vladimir Spivakov fue nombrado Artista de la Paz de la UNESCO por sus grandes contribuciones al mundo del arte y sus actividades destinadas a fomentar la paz y el diálogo entre culturas. En los Estados Unidos, el maestro Spivakov ha sido receptor del Premio a la Libertad concedido por las contribuciones notables a las culturas rusa y estadounidense.
Nacido en Oufa, en la República Soviética de Bashkiria, Vladimir Spivakov estudió violín con Yuri Yankelevich, famoso profesor del Conservatorio de Moscú, y, posteriormente, con su ídolo David Oistrakh, uno de los principales violinistas del siglo XX. Siendo aún muy joven, Vladimir Spivakov obtuvo premios de gran relevancia en importantes certámenes internacionales, como el concurso Marguerite Long – Jacques Thibaud de París (1965), la Competición Paganini de Génova (1967), la Competición Internacional de Montreal (1969) y la Competición Tchaikovsky de Moscú (1970).
Spivakov ha sido protagonista de numerosas grabaciones, tanto de solista como de director, y sus más de cuarenta grabaciones (la mayor parte para BMG Classics) son reflejo de diferentes estilos y épocas musicales, desde el Barroco Europeo a las obras de compositores del siglo XX, como Prokofiev, Shostakovich, Penderecki, Schnittke, Pärt, Kancheli, Shchedrin y Gubaidulina.
Hasta 1997 Spivakov extrajo melodías de un violín de Francesco Gobetti, que fue regalo del profesor Yankelevich. Desde 1997 su fiel compañero es un Stradivarius que le ha sido prestado de por vida.
En 2009, Vladimir Spivakov celebró su 65º cumpleaños, además del 30º aniversario de la creación de la Moscow Virtuosi, con un concierto especial celebrado el 3 de junio de 2009 en el Barbican de Londres. El maestro Spivakov vive a caballo entre Moscú y París.